Colchón de espuma, una cama más higiénica y confortable

volver a INDEX > Colchones > Colchon de espuma

Diferencia entre un colchón de espuma y otro convencional

Para poder disfrutar un buen día y estar bien física, anímica y mentalmente, es necesaria la correcta elección de un colchón para descansar. Un colchón de espuma, como otros, se debe cambiar aproximadamente cada cinco o seis años o incluso antes, si el mismo no es de buena calidad.

 

En el momento de adquirir un colchón, hay que tener en cuenta varios factores como por ejemplo el precio, las características físicas del mismo, si la persona que lo va a utilizar posee problemas físicos, etc. La almohada es otro factor muy importante a la hora de lograr el perfecto descanso. La calidad y la altura de la misma crearán un muy buen complemento junto al colchón. Con respecto a la elección de la almohada, hay que tener en cuenta la posición en la que duerme la persona.

Si ésta duerme boca arriba la almohada deberá ser levemente baja para que no perjudique la posición que adoptará el cuello. En cambio, si la persona duerme de costado, la almohada podrá ser algo más elevada. A la hora de elegir el colchón de espuma se deben tener en cuenta muchos más ítems ya que dicha elección resulta ser algo más duradera que la de la almohada. Entre los distintos colchones que el mercado presenta la decisión más común se presenta al momento de seleccionar el colchón de resortes o el colchón de espuma.

colchon-espuma-modelosEn el caso del colchón de resortes la altura y la calidad son factores fundamentales. Los resortes deben estar terminados con goma espuma y hay que tener en cuenta que los resortes del medio del colchón no deben trabajar en forma pareja. Pero el tema principal aquí, se desarrollará a partir de las características y las ventajas que brinda la adquisición de un colchón de espuma.

El colchón de espuma está compuesto de un material denominado poliuretano o poliéster. Los distintos colchones de espuma se diferencian entre sí por la densidad de la espuma y la altura de cada colchón. La densidad de la espuma se mide en kilogramos por metro cúbico. Justamente, los valores más altos de densidad, mejorarán la calidad y la resistencia del colchón. La densidad mínima que se utiliza para confeccionar colchones es de 25 Kg./m³ y un espesor considerable para un colchón varía entre los dieciocho a veinte centímetros. Si las variables son mayores a estas, el colchón superará las expectativas ya pasará a considerarse un colchón de calidad superior. Lo ideal para este tipo de colchones es que sean construidos de una placa entera de poliuretano. A medida que la calidad del colchón de espuma mejora, los precios de los mismos se vuelven muy similares a los precios de los colchones de resortes.

El colchón de espuma hoy

colchon-espuma-tiposLos dos tipos de colchones mencionados previamente pueden llegar a ofrecer los mismos niveles de confort y de durabilidad. El colchón de espuma estuvo muy mal visto durante mucho tiempo y han gozado de mala fama. Pero, hoy en día, la tecnología aplicada en la construcción de estos colchones ha permitido que se solucionen un montón de los problemas que la confección de estos colchones presentó desde un principio. La espuma de poliuretano está compuesta por Poliol Grafo y polímeros, lo que le brinda mayor dureza y firmeza que las espumas que se utilizaron desde los orígenes de este tipo de colchón.

Este material es muy mullido, es sintético y altamente resistente. Por estas características, el colchón de espuma se conserva durante mucho más tiempo en su forma original, sin originar indeseadas deformaciones. Las espumas de última generación no poseen aún un nombre definido por lo que cada marca que las utiliza le confiere un nombre distinto. Estas espumas son más higiénicas y permiten una mejor respiración de los tejidos en comparación con otros materiales sintéticos y además, brindan una mayor elasticidad.

El proceso de fabricación es diferente al proceso utilizado para la fabricación de otros tipos de espuma y, esto brinda como resultado, que el el colchón de espuma de poliuretano sea mucho más flexible que otros colchones y brinde una mayor superficie de apoyo. Por estas características, este colchón resulta ideal para las personas que poseen sobrepeso en su cuerpo. También resulta ideal para las personas que poseen problemas de espalda y para aquellas personas que no poseen problemas físicos pero que desean dormir sobre una superficie mullida. Entre los inconvenientes que presentan estos colchones se pueden mencionar la falta de regulación de temperatura y la pérdida de firmeza que presentan los mismos a través del paso del tiempo de uso. La falta de regulación de temperatura puede llegar a hacer que el colchón haga transpirar un poco más de lo deseado a la persona que se encuentra durmiendo o reposando. Resulta ser un material un poco caluroso, lo que se evidenciará a través de la sudoración. Con respecto a la firmeza, cabe mencionar que si bien el colchón de espuma ha mejorado muchísimo a través del tiempo, y ha mejorado considerablemente la resistencia del material al hundimiento, no alcanza, por el momento, lograr acercarse a la calidad de firmeza que presenta el colchón de muelles o resortes. Otro dato importante para tener en cuenta es que el precio de estos colchones es un poco elevado.