Colchón de lana, el primero pero no el último

volver a INDEX > Colchones > Colchon de lana

El colchón de lana en Argentina

El viejo y famoso colchón de lana fue el primer modelo de colchón que se comercializó masivamente. Si bien, hoy en día, los colchones que más se comercializan son los de muelles o los de látex, existen muchas personas que siguen inclinándose por el viejo colchón de lana. La mayoría de los colchones que hoy se hallan en los comercios están confeccionados con telas y espumas sintéticas.

 

Estos materiales reciben un tratamiento especial de retardamiento de la llama por si por algún motivo alguna fuente de calor toma contacto con estos materiales que, de no ser por el tratamiento especial, serían altamente inflamables. Los colchones de muelles poseen elementos metálicos que además poseen una capa aislante de polipropileno que actúa también como refuerzo.

Estos colchones, por lo general, poseen distintos tratamientos antiácaros y antibacterias que evitan la proliferación de ciertos organismos y facilitan la higiene del colchón. Las sustancias de este tipo de colchón no permiten que, finalizada la vida útil del mismo, se lo pueda reciclar ya que son sustancias sintéticas cuyo poder de degradación es mínimo. Existen también en el mercado los colchones de látex, entre los que se encuentran los naturales o sintéticos. El látex natural se obtiene de la salvia del árbol del caucho. Este material resulta ser noble, transpirable, renovable y biodegradable. Además posee propiedades antibacterianas y antifungicidas naturales.

Son colchones muy duraderos aunque su obtención o adquisición puede resultar difícil ya que no se fabrican en el país. En nuestro país se está utilizando mucho también el futón. Este tipo de colchón de lana se utiliza en nuestro país con ciertas adapataciones ya que su origen es asiático. Se trata de una funda de algodón que posee un relleno de fibra corta que da como resultado un colchón firme y enrollable. La base de cama donde se lo coloca debe permitir su respiración. Pero el colchón más perdurable a través del tiempo es el famoso colchón de lana que nuestras abuelas utilizaron desde antaño. La fórmula del colchón de lana se ha actualizado y se han producido en estos colchones grandes mejoras que aseguraron su vigencia a través del tiempo. Se ha mejorado su dureza y se ha evitado tener que realizarle un mantenimiento del relleno en forma periódica. La utilización de la lana aporta innumerables ventajas. Primero, se trata de un material 100% natural, permite la respiración de las telas, posee grandes propiedades térmicas y resulta ser naturalmente antibacteriana. Además, este material es altamente resistente al fuego. La lana se obtiene de las ovejas tanto como de los conejos angora, cabra o alpaca. Entre estos animales existen innumerables especies, en especial de la oveja ya que existen doscientas clases diferentes de especies.   colchon-lana-colchon

Modelos de colchones de lana

colchon-lana-futonSe encuentran dos tipos de colchón de lana: por un lado están los que se encuentran en forma de futón que están elaborados por fuera con mantas en lugar de telas de algodón, o bien, en forma de colchones que cumplen con la estética tradicional pero, con su interior relleno con lana.

A veces, poseen una capa de látex natural que les confiere mayor estabilidad. En algunos de estos colchones, los fabricantes buscan en el momento del procesado de la lana, que la misma conserve la mayor parte de lanolina posible. La lanolina es un aceite natural que posee la lana de los animales que mantiene las fibras suaves y las impermeabiliza contra la acción del agua. Si este producto no se elimina durante el procesamiento de un colchón de lana, permanece la repelencia natural que este material posee al agua. Para reducir la exposición a sustancias químicas para eliminar una posible plaga de polillas, conviene tomar algunas medidas preventivas contra estos insectos. Entre las desventajas que posee el colchón de lana, se pueden mencionar: la facilidad que posee este elemento (por sus características orgánicas) de ser atacado por algunos insectos, el apelmazamiento de la lana luego de un tiempo prolongado de uso, que el material no cede demasiado ante el peso que ejerce el cuerpo sobre el colchón, etc. Otro dato que cabe mencionar es que si bien las telas de algodón son respirables, hay que tener muy en cuenta qué tipo de estructura se elegirá para la cama. Las estructuras para cama más conocidas están realizadas en madera y en hierro. La madera es un material renovable y poco procesado que se utiliza, por lo general, para realizar muebles de todo tipo. En el caso de las camas, resulta ser un material óptimo ya que brinda a este mueble la ventilación que se necesita para la respiración del colchón.

El hierro es un material extremadamente resistente que permite una longeva vida útil a cualquier artefacto que esté construido en dicho material. Con este material se evitan cualquier tipo de preocupaciones ya que ningún insecto ataca al mismo, a diferencia de por ejemplo la madera. En algunas estructuras de cama actuales, se combinan estos elementos con otros más actuales como por ejemplo el plástico. Finalmente, cabe mencionar que para un colchón de lana se necesita una buena estructura de cama (ya que los colchones de lana suelen ser muy pesados), que además permita la correcta ventilación del mismo para evitar la acumulación de sudor en las telas del colchón.