Colchón de descanso, vital para prevenir dolencias

volver a INDEX > Colchones > Colchon de descanso

Recambio del colchón de descanso

Los españoles resultan ser, según un estudio realizado por la “European Bedding Industries Assosiation” (EBIA), entre todos los países europeos, los que descansan sobre los colchones más viejos ya que deciden cambiar el mismo luego de darle a dicho objeto doce años y medio de vida útil. Los años que recomiendan los expertos para la vida útil de un colchón de descanso son diez. Los holandeses y los austriacos renuevan sus colchones antes de lo recomendado siendo de los países que mejores estadísticas de descanso poseen. En estos países la población renueva sus colchones cada ocho o nueve años aproximadamente.

  En Argentina, estas cifras se ven un poco disminuidas ya que la población renueva sus colchones cada quince o dieciséis años aproximadamente. Estas cifras demuestran y reflejan la poca importancia que en estos países se le brinda a la cultura del sueño. Tanto los médicos como los fabricantes de colchones de descanso admiten la importancia que un buen colchón aporta a la salud, tanto de la espalda como del espíritu. Los colchones, de todas maneras, no pueden ser considerados como ningún tipo de medicina o reparadores de los problemas ya existentes pero, sí pueden considerarse como preventivos de futuros problemas. En los países en los que la cultura del sueño no se encuentra muy difundida la población puede hacer durar un colchón de descanso hasta casi veinte años. Sólo se realiza el recambio del mismo cuando haya roturas visibles en la parte externa y el desgaste es visible de forma muy evidente. Sin embargo, es muy importante saber que un colchón puede estar dañado en su parte interna mucho tiempo antes que el desgaste se manifieste en forma externa e incluso sin manifestar ninguna rotura exterior.
La Asociación Española de la Cama (Asocama) declara que un colchón garantiza el buen descanso durante los primeros diez años, teniendo que ser recambiado luego de pasado este tiempo. Para poder lograr un relajamiento total a la hora del sueño, se debe elegir el colchón de descanso apropiado. La elección de un colchón de descanso no debe ser librada al azahar ni tampoco se recomienda que el factor principal que prime a la hora de la elección sea el precio, ya que como se pasa casi un tercio de nuestra vida durmiendo o descansando sobre él, lo ideal es elegir uno que sea confortable y que ayude a cuidar la salud de la persona que lo utilizará. Para la elección de un colchón es necesario tomarse bastante tiempo. Si se considera que la duración del mismo será de diez años, no hay que tomar la decisión en forma apurada ya que si la elección resulta ser mala, serán diez años de mal dormir la consecuencia.   colchon-descanso-descanso

Mitos y verdades sobre el colchón de descanso

Existe una creencia popular de que los colchones duros disminuyen el dolor de todas aquellas personas que poseen dolores lumbares. Desde ya, cabe aclarar que esto no es así y que un buen colchón de descanso no debe ser demasiado duro ya que esta dureza no permitirá que el colchón de descanso se adapte a la forma del cuerpo y se amolde a él. Por el contrario, la dureza del colchón que recomiendan los expertos es una dureza de niveles medios ya que resultan ser los ideales para mejorar posturas y controlar los dolores de espalda.

colchon-descanso-modelosTanto los colchones de extrema dureza como los que son demasiado blandos terminan perjudicando a las personas en los niveles posturales como en los dolores lumbares. Algunos estudios realizados mostraron que la elección de un mejor colchón de descanso mejoró en un cuarenta por ciento los dolores de espalda de muchas personas que, incluso, dejaron de tomar las medicinas que tenían recetadas para estos dolores. La superficie considerada por los expertos como ideal para un buen colchón de descanso debe ser firme, homogénea y adaptable en su soporte. Debe resultar, además, cómoda para la persona que lo utilizará y mullida. En cuanto al grado de firmeza hay que tener en cuenta que la columna vertebral de las personas no debe estar en posiciones extrañas ni viciadas durante el tiempo en que el cuerpo está reposando. Lo ideal es que el colchón  pueda acompañar la postura que el cuerpo tiene en forma natural y que no ejerza ningún tipo de fuerzas para desviar esta posición. La postura natural evitará que el cuerpo sufra cualquier tipo de dolores al día siguiente. El colchón de descanso debe poseer una superficie homogénea, es decir, que el colchón presente la misma textura en toda su superficie. El mismo no debe poseer ni huecos, ni hundimientos ni globos, etc. Esto ayudará a que la superficie de apoyo sea similar en todo el cuerpo ya que existen zonas del cuerpo en donde el colchón deberá ejercer mayor trabajo. Por último, pero no menos importante, el colchón debe ser adaptable. Nuestro cuerpo no es una tabla lisa, sino que posee muchas curvas y desniveles.

El colchón de descanso deberá adaptarse de la mejor manera a los desniveles del cuerpo para evitar dolores indeseados y ayudar a cada persona a mantener una buena postura por mucho tiempo.  Por todos estos motivos, la elección de un colchón no debe ser una decisión menor. Deberá brindarle el tiempo necesario para poder tener en cuenta todos estos detalles y probar la cantidad necesaria hasta dar con el producto adecuado a sus necesidades.