Colchones ortopédicos: terapéuticos y curativos

volver a INDEX > Colchones > Colchones ortopedicos

Beneficios de los colchones ortopédicos

Los colchones ortopédicos son aquellos que se enrollan y son envasados al vacío. Para que el colchón ortopédico tome su forma definitiva debe pasar unas doce horas aproximadamente en un lugar aireado, sobre una superficie totalmente plana.

 

Si bien estos colchones son la opción más saludable para un sueño reparador, muchas veces la adaptación a ellos puede resultar muy dolorosa y molesta. Este tipo de colchón no se asemeja a ningún otro estilo, ni a los de látex, ni a los de muelles, ni a los de agua, etc. Por este motivo, la adaptación puede resultar sumamente complicada para todas aquellas personas que han utilizado durante toda su vida un colchón normal. Los colchones ortopédicos poseen su superficie más dura que los colchones de resortes. Pero esta superficie también resulta lo suficientemente blanda como para que se pueda adaptar a la forma del cuerpo. En las primeras semanas del uso de este tipo de colchón pueden manifestarse dolores intensos en la espalda. Luego, los mismos irán desapareciendo a medida que la adaptación se lleve a cabo. La ortopedia es la parte de la medicina que se ocupa de tratar todas aquellas dolencias que afectan al esqueleto, las articulaciones, el aparato locomotor, etc.

Siempre se ha relacionado a todo lo relacionado con la ortopedia como sinónimo de dureza. Para desmitificar esta idea, se menciona que los colchones ortopédicos tienen como finalidad aliviar y proteger la columna vertebral tanto en la zona lumbar como en la cervical así como las articulaciones y demás partes del cuerpo. Pero, al contrario de lo que se cree, estos colchones no son en absoluto rígidos ni duros. Los colchones ortopédicos permiten a la columna y a todo el sistema óseo en general, reposar en forma perfecta, sin que existan puntos de presión que afecten el estado de reposo del cuerpo que provocarán futuras contracturas y molestias musculares. En relación al objetivo que persiguen, todos los colchones deberían ser considerados ortopédicos ya que todo colchón buscará el sueño perfecto para los durmientes. Pero los colchones ortopédicos son diferentes de acuerdo con los diferentes pesos corporales de las personas que los utilizarán. No se utilizará el mismo colchón para una persona que tenga un peso normal a bajo que una persona que tenga sobrepeso u obesidad. Lo que siempre habrá que buscar es que el colchón nunca sea ni demasiado blando ni tampoco demasiado suave ya que, de lo contrario, o se ahuecará en el centro o se hará un hueco bajo la joroba al acostarse.   colchon-ortopedico-tipos

Fabricación de colchones ortopédicos

colchon-ortopedico-fabricacionLos colchones ortopédicos están confeccionados con dos caras. La primera de las caras está compuesta de algodón. La otra de las caras está compuesta de lana de oveja. Estas capas de los dos materiales están diseñadas para las dos partes del año: la de algodón que es suave y liviana es para utilizarla en verano y primavera, la de lana que es abrigada y pesada está diseñada para el otoño y el invierno. Debajo de estas dos capas se encuentra una fina capa de eliocel, el material que distingue al colchón ortopédico entre todos los colchones. Este material es transpirable y se adapta totalmente a la forma del cuerpo manteniendo a la columna vertebral en posición ideal sin que se deforme.

Esta capa es de alta densidad y es la que ocupa la mayor parte del colchón. Gracias a este material, el colchón está confeccionado al vacío y se puede enrollar ocupando muchísimo menos espacio que el que necesita para estar extendido. Además de ocupar poco espacio gracias al sistema de enrollado, su transporte resulta sencillo y fácil, permitiendo a las personas que lo utilizan por recomendación médica, dormir ocasionalmente en otro lugar con el simple enrollado del colchón. Estos colchones ortopédicos poseen un tratamiento especial por lo que son hipoalergénicos, antibacteriales, repelente de hongos y están tratados contra los ácaros. La utilización de un colchón ortopédico brinda a las personas una mejor circulación sanguínea entre sus otros beneficios. Además estos colchones no hacen ruido como los colchones de muelles y son totalmente cómodos.

Estos colchones están diseñados para eliminar el cansancio físico que toda persona acumula en el transcurso del día. Los colchones ortopédicos tienen una vida útil de entre diez y quince años aproximadamente. Una buena noche de descanso ayuda a mejorar la vida de las personas. Para todas aquellas personas que viven en pareja y el uso del colchón está compartido, se recomienda que, cuando llegue la hora del recambio del mismo, se pueda evaluar la posibilidad de comprar un colchón para cada una de las personas que duermen en el lecho conyugal. Esta recomendación se debe a que, si existen diferencias de peso en la pareja (hecho que ocurre de manera muy frecuente), cada  uno necesitará un tipo de colchón diferente. Además cada vez que uno de los durmientes quiera moverse, indefectiblemente molestará a su pareja con los movimientos que se resienten en el colchón. Utilizando un colchón por persona, estos inconvenientes se ven eliminados. La solución que suele ser la más adecuada es utilizar una sola base  y, sobre ella, se colocan los dos colchones ortopédicos en forma individual aprovechando la posibilidad de que los dos tengan un colchón acorde a las necesidades.