Fundas para camas: Cuidados con estilo

volver a INDEX > Fundas para camas

Principales características que posee una buena funda para cama

Las camas son el elemento más importante de cualquier habitación y es por eso que necesitan ser cubiertas de la mejor forma posible para evitar que la suciedad como cualquier otro agente externo se infiltre y la dañe. Son muchas las telas que nos brinda el mercado para poder confeccionar fundas para camas, pero no todas ellas poseen las mismas propiedades, antes de elegir alguna, es necesario tener en cuenta puntos importantes.

 

Seleccionar una tela únicamente por su color o su diseño no es lo correcto, previamente necesitamos informarnos acerca de la composición de la misma, esto se debe a que cada tipo de tejido cuenta con características distintas que son determinantes en su rendimiento y correcta aplicación. El elemento principal que compone a las fundas para camas son lo que conocemos con el nombre de “fibra”, pero los nombres de los tejidos no nos indican la clase de fibra que contienen sino que simplemente hacen referencia al método que se utiliza para enlazar los hilos; en conclusión, cualquier fibra o combinación de ellas puede utilizarse con cualquier tipo de tejido. Inicialmente, algunos tejidos sólo se asociaban a fibras particulares, es que como cada fibra posee características específicas, los fabricantes realizan combinaciones que equilibran tanto las ventajas con las desventajas de cada uno, obteniendo así las mejores fundas para camas del mercado.

funda-camafunda-de-camaLas fibras que se emplean para fabricar las fundas para camas pueden ser de dos tipos: sintéticas o naturales: las naturales son las que todos ya conocemos abiertamente: algodón, lana, seda o lino, justamente por esta propiedad suelen ser más costosas que las sintéticas; para aquellos que no conocen los materiales sintéticos, decimos que éstos son: acrílico, poliéster o nylon. El algodón en un 100% o la mezcla entre éste y el lino es el material que más se emplea para confeccionar fundas y tapicerías; la seda, por su parte, suele aplicarse más a los cortinados; antes de adquirir cualquiera de estas telas, debemos asesorarnos con el vendedor sobre cómo ésta se compone, si posee mezcla, si es así, en qué proporción y cuál es la fibra que mejor se adapta para confeccionar fundas para camas.

Tipos de tejidos usados para confeccionar fundas

Aunque para muchos una simple funda para cama sea un elemento protector para prolongar la vida útil de un mueble, otras personas consideran que tanto las fundas como los cobertores también deben tener un cierto aire estético sin importar que sólo se utilicen para cubrir una superficie. Es por esto que las fundas para camas son confeccionadas de acuerdo a una amplia gama de distintos tejidos, los cuales enumeraremos a continuación. El primer tejido y uno de los más utilizados es el brocado, son tejidos fabricados con hilos de fibras sintéticas los cuales se caracterizan por ser muy resistentes y mediante ellos se pueden lograr distintos dibujos en relieve.

El chintz puede ser grueso o fino, con una cara satinada con resina sintética para obtener un mayor brillo aunque éste se va perdiendo con el lavado; los hay de infinidad de materiales pero lo habitual es que estén tejidos de algodón de hilado fino. Las fundas para camas hechas a base de chintz suelen ser estampadas con motivos florales o de hojas, aunque los más sobrios prefieren los motivos lisos. El chenille es un tejido formado por hilos pequeños cortados que otorgan un aspecto “aterciopelado”, puede hacerse en algodón, lana o lino, aunque lo habitual es la mezcla de fibras sintéticas y naturales, de esta manera se garantiza la resistencia y las pocas arrugas. La cretona estaba compuesta originalmente de un hilo de hilos gruesos, pero hoy, la cretona es conocida como un conjunto de telas inglesas de inspiración clásica, son muy resistentes y vienen en varios diseños, las amas de casa más refinadas se vuelcan por este tejido.

El espolinado más que un tejido es una alternativa de decoración de las fundas para camas, se utilizaba hace muchos años para realizar bordados florales, actualmente podemos encontrar telas parecidas de fabricación un poco más moderna, también en motivos florales; sus características son simples pero de gran durabilidad. Como vemos, contamos con infinitas formas de lograr bellísimas fundas para camas si deseamos, además de cubrir el mobiliario, brindarle un toque estético único y de buen gusto: flores, colores, figuras…solo es cuestión de elegir la que más se adapte a la habitación.