Los muebles cabeceros: Marca de estilo

volver a INDEX > Muebles cabeceros

Los muebles de una habitación tanto como del living poseen una gran importancia, los primeros son los que suelen hacer de nuestro cuarto un ambiente relajante y mediante su ergonomía le otorgan al cuarto un aire bastante particular. Los segundos, son los que permanecen expuestos constantemente y por ende serán los “más juzgados” por la gente; podríamos decir que el estilo de nuestra vivienda dependerá de ellos.

Pero dentro de este mundo de mobiliarios, el mueble cabecero es fundamental para decidir casi el 100% de la estética de una habitación, ¿Por qué le brindamos tanta importancia a esta parte de la cama?, sencillamente porque un simple “trozo” de madera, muchas veces, no tan trabajado, es el que decide si un cuarto es estéticamente correcto o no.El mueble cabecero está confeccionado en distintos modelos, en diferentes tamaños y para diferentes fines, y esto es lo que hace que su mercado se haya expandido notoriamente; actualmente contamos con cabeceros construidos enteramente en madera, hierro forjado, de piel, con detalles de cobre, incrustaciones, etc.

cabeceromueble-cabeceroLas camas de los niños también los incluyen, los cabeceros infantiles son los que tornan la habitación del niño un cuarto cómodo, un sitio en donde el infante se siente seguro y dispuesto a pasar gran parte de su descanso.

Aunque para muchos de nosotros un mueble cabecero puede significar sólo eso; para otras personas es una de las partes vitales de un hogar cuando de decoración se trata, es decir; si acondicionamos una dependencia con un estilo colonial, el cabecero debe presentar dichas características, de lo contrario desentonaría con el resto de la apariencia del lugar. Este no es un detalle menor; una de las principales causas del auge de los muebles cabeceros en el mercado se relaciona justamente con la decoración, tanto para la habitación de los adultos como para la de los niños y la de los adolescentes.

De acuerdo a un reporte realizado durante el año 2006, la venta de muebles cabeceros mostró un mayor crecimiento en el área infantil que en la adulta; esto se debe a que los aspectos decorativos pasaron a tomar más protagonismo en la habitación de los niños que en las adultas, éstas últimas se han volcado en gran parte a los somieres. El mueble cabecero con imágenes de leones, elefantes, flores, princesas y hadas son algunos de los motivos más vendidos; para el cuarto de los varones se estilan menos gráficos y colores más oscuros.

Como construir un mueble cabecero de cama

cabeceros infantiles de niñoEl mueble cabecero no se consigue únicamente en una tienda de mobiliario sino también puede obtenerse un excelente modelo mediante el uso de algunas herramientas y materiales poco costosos. El cabecero infantil es el más fácil de realizar, para construirlo necesitaremos: pintura acrílica al agua satinada en color vainilla, pinceles, lija fina para madera de grano medio, lana de aluminio nro. 000, tablero de DM, listones de madera, cola blanca, barniz de poliuretano satinado, papel de calcar y clavos sin cabeza. Para comenzar a realizar el mueble cabecero primero debemos ya tener cortado un tablero de las medidas y diseño deseado; lo puliremos con la lija para madera y luego le aplicaremos una capa de imprimación con pintura al agua blanca; en caso de que se encuentre muy espesa, agregaremos un poco más de agua. Dejamos secar y minutos después volvemos a lijar el mueble cabecero para remover las marcas de la paletina; aplicamos dos manos de pintura de un color previamente elegido, siempre lijando entre capa y capa. Marcaremos con un lápiz el lugar donde irán colocados los listones de madera, y en el espacio que queda, centramos el dibujo que será el elemento decorativo, calcándolo con el papel de calcar.

El mismo estará pintado con pinturas acrílicas empezando desde el fondo y dejando para el final los detalles; bordeamos con una pintura de color que contraste con el del cabecero los bordes de la madera y los listones. A estos últimos los pegaremos con cola blanca y después los clavaremos con clavos sin cabeza; como último paso, le aplicaremos al mueble cabecero una mano de barniz de poliuretano lijando entre capa y capa con lana de aluminio y teniendo la precaución de que cada capa se haya secado.

De esta forma pudimos confeccionar sin ningún traspiés un mueble cabecero para el cuarto de los niños; siguiendo estos mismos pasos podemos construir uno para el cuarto principal de la estancia. Antes de proceder a comprar los materiales es necesario que nos percatemos que puedan utilizarse con el tipo de madera que vamos a trabajar; si podemos comprar pinturas protectoras de madera obtendríamos un cabecero con una mayor vida útil.