Los sofás de cuero, una elección inteligente

volver a INDEX > Sofas de cuero

Limpieza y mantenimiento de este material

Un toque de cuero en la decoración nos brinda una imagen muy elegante y personal, esto se debe a que este material no solo es muy noble sino que también es muy delicado, lo que tenemos que remarcar con respecto a los sofás de cuero o aquellos muebles confeccionados de este material, es que su cuidado debe ser constante.

El sofá de cuero requiere de mucha atención, las manchas son más difíciles de remover que en otra clase de sillones, pero ninguna de estas manchas es imposible de limpiar, esta superficie tiene arreglo; existe un conjunto de consejos para la restauración y mantenimiento del sofá de cuero junto con otros mobiliarios confeccionados en cuero.

La limpieza del sofá de cuero dependerá siempre del tipo de cuero del que esté hecho, existen tres tipos más comunes: el cuero de anilina puro, el mismo no tiene capa protectora de fábrica y es conocido comúnmente como cuero desnudo.Luego tenemos el cuero de semi anilina que posee una capa protectora que deja pasar algunas sustancias, y por último está el cuero con acabado total, que posee una capa protectora impermeable. Algunos sofás de cuero pueden limpiarse y eso impide que la tierra penetre debajo del acabado, pero hay otros que no resisten las sustancias limpiadoras. Los cueros sin acabado o los que no poseen pigmentación están expuestos a derrames o manchas de grasa del cuerpo humano.La única solución para este tipo de sofás de cuero es la capa protectora temporal, la misma dura de seis meses a dos años, dependiendo del uso que se le dé al mueble.

sofas de cueroEsta es una película invisible que repele el polvo sin quitarle suavidad y flexibilidad al cuero, el precio se fija por área de asiento, en el caso de un sofá de cuero, el mismo tiene tres áreas. Los expertos en cuero, recomiendan darle una capa extra de mantenimiento, ya que la protección que le dan en la fábrica es despareja e inapropiada. El sofá de cuero de semi anilina o anilina total se limpia pero debe ser llevado a un experto para que confirme la limpieza, lo ideal es tener un cuero con acabado completo, especialmente si se tiene niños y mascotas en la casa. En la mayoría de los casos, sólo los cueros con acabado completo pueden limpiarse, no damos cuenta qué clase de cuero tenemos si le pasamos la uña por la superficie; los cueros de semi anilina o anilina completa quedan marcados, mientras que los cueros con acabado completo no.

Se debe que conseguir un producto que limpie la superficie y penetre debajo de la capa protectora para remover los residuos; es importante que no dañe el acabado de fábrica. Dicho producto debe dejarse actuar por 24 hs y que se seque completamente antes de volver a utilizar el sofá de cuero nuevamente, las manchas más difíciles de tinta, por ejemplo, pueden quitarse con un nuevo acabado, luego de aplicar el acabado con un paño se lo debe teñir con un color que combine. Los cueros de semi anilina y anilina completa también pueden someterse a un acabado pero corremos el riesgo de dejarlos lindos a la vista pero sin flexibilidad.

Consejos para cuidar y proteger nuestro sofá de cuero

El cuero es esencialmente piel, por lo tanto hay que protegerla y nutrirla, un cuero desnudo, sin protección, puede perder color, pelarse, agrietarse o cambiar de textura a partir de algunos agentes nocivos como el calor, la transpiración, la exposición a la luz. Los cuidados diarios del sofá de cuero son básicos, limpiarlo con un paño húmedo, evitar su exposición directa al rayo del sol y mantenerlo alejado de fuentes de calor de todo tipo.

sofa de cuero negroAl menos dos veces al año se debe aplicar una protección y, ante problemas específicos, como roturas, derrames o raspones, utilizar los productos específicos que existen para solucionar cada uno de ellos. Existen recomendaciones básicas para los daños que puedan sufrir los tapizados de los sofás de cuero: lo primero es la prevención, ésta es fundamental, por ejemplo: manteniendo alejados a los niños cuando están usando objetos como lapiceras o tijeras que podrían cortarlo.

Luego debemos mantener el cuero ventilado y aplicar un acondicionador si se lo nota seco, para así poder restablecer su flexibilidad, no se debe usar ceras o productos siliconados que impidan “respirar” al cuero y por último nunca limpiar un sofá de cuero con productos químicos que contengan alcohol o destilados de petróleo. Si optamos por un sofá de tela de tapicería, las mismas pueden requerir limpieza en seco (hay que llevarlas a una tintorería especializada) o lavado en agua, por lo que hay que prestar atención a las indicaciones que están en las etiquetas, nunca hay que lavar con agua una tela que requiera limpieza en seco. Los sofás de cuero son recomendados por una cuestión estética, le dan una personalidad muy rica a nuestra vivienda u oficina, aunque sean costosos nunca nos arrepentiremos de su adquisición, ya que si los cuidamos como corresponde tendrán una larga vida útil.