Tapizar un cabecero

volver a INDEX > Cabeceros > ¿Como tapizar un cabecero de cama?

En una vivienda todos los espacios son importantes, pero el dormitorio principal es sin lugar a dudas uno de los cuartos con más uso y es por eso que necesita de una dedicación especial, es por eso que la mayoría de las revistas de decoración siempre incluyen nuevas tareas para modernizarlo. Tapizar un cabecero de una cama es una de las actividades más frecuentes que solemos realizar cuando de ambientación casera se trata; dentro del dormitorio, la elección de un buen cabecero puede ser uno de los aspectos más importantes ya que son éstos los que suelen brindar al cuarto una personalidad muy particular.

  En este artículo vamos a ofrecer distintas alternativas económicas para poder tapizar un cabecero pero primero debemos hacer mención de las telas que podemos utilizar para lograr nuestro cometido. Primeramente debemos hacer referencia a las combinaciones que por lo general se utilizan cuando se desea lograr en el cuarto una decoración de última moda; cuando tapizamos el cabecero debemos elegir siempre telas que combinen entre sí, aunque éstas sean muy distintas, por ejemplo: cuadros, rayas o estampados que tengan algo en común; es que a través de distintas telas se pueden crear diferentes ambientes dentro de una misma habitación, este consejo no sólo es válido para los cabeceros sino para todo aquello que se desee renovar. Algunas personas deciden tapizar un cabecero debido a que desean cubrir u ocultar ciertas manchas o rasgaduras, aquí tenemos dos opciones: utilizamos una tela fruncida, tensada a moco de cojín o llevamos a cabo una tarea de tapizado profesional con cuero o alguna tela fina.

Guía de procedimiento Nº 1

A continuación haremos hincapié en los pasos fundamentales para tapizar un cabecero, tomaremos como referencia el material para una cama de 135 centímetros, es decir, las medidas de una cama de matrimonio. En este tipo de mobiliario lo más habitual es colocar cabeceros con tablones que tengan dimensiones de 90 centímetros de alto, 140 centímetros de ancho y 1,5 centímetros de espesor; estas medidas son siempre las que deben tomarse como referencia, excepto que varíen demasiado de las originales.

tapizar un cabecero materiales para tapiceria

Para empezar debemos enumerar los materiales que necesitaremos, primeramente los fundamentales son aquellos que acolchen la dureza del tablón, así que buscaremos un trozo de guata de 125 x 160 centímetros y una pieza de gomaespuma de las mismas dimensiones y con al menos 3 centímetros de espesor.

Con una grapadora de tapicero iremos grapando el exceso de gomaespuma al tablón que deberá estar centrado; el próximo paso será colocar la tapicería elegida que debería tener medidas de 140 x 160 centímetros, para tapizar un cabecero de mejora forma, todas estas tareas deben realizarse en el suelo. Para cubrir el conglomerado de la parte posterior colocaremos un forro de loneta de un tamaño de 5 centímetros más que las dimensiones del tablón; por último fijaremos el dobladillo de la loneta con la grapadora cubriendo al mismo tiempo los bordes de la tela de tapicería.

Procedimiento Nº 2

Podemos tapizar un cabecero de varias formas distintas, otra alternativa es cubrir con espuma el tablón para que quede mullido, siempre debemos asegurarnos de que la espuma abrace el cabecero para que éste no termine resultando duro para la espalda. A continuación doblamos sobre el tablero la espuma que sobresale y la grapamos, a diferencia del procedimiento anterior la grapa será más gruesa y la espuma estará más tirante; una vez hecho esto, haremos lo mismo con la tela elegida, en caso de que sea cuero, utilizaremos pegamento especial y el tamaño será mucho mayor, unos 7 centímetros en vez de 5 centímetros. Al igual que con la espuma, tiraremos bien del cuero, arrodillándonos sobre el tablero para que éste quede bien tirante y no se encuentren arrugas al darlo vuelta. Cuando decidimos tapizar un cabecero con cuero debemos ser mucho más cuidadosos si trabajamos en el suelo, éste puede rasgarse o mancharse; no nos olvidemos que este material es mucho más sensible y necesitará de un mayor cuidado. El tapizado garantizará a la madera una mayor vida útil, y en ocasiones, le otorgará un aspecto más refinado al cuarto; se recomienda tapizar los muebles cuando éstos estén perdiendo su buen aspecto o se encuentren muy deteriorados.